Identificando buenas y malas prácticas en Twitter

La semana pasada abríamos el debate con las posturas enfrentadas de dos tuiteros en relación a la estrategia para seguir o no a otros usuarios de esta red.

A través de los comentarios del artículo se aportaron muchas ideas interesantes, algunas de las cuales voy a intentar resumir en este artículo.

Ana Cabello hizo la primera aportación, reflexionando sobre la opción más adecuada atendiendo a una de las utilidades que podemos darle a twitter: el acceso a información. A cuánta más gente seguimos más problemas para gestionar una cantidad creciente de información. A este respecto Paco Gascón aportaba algunas soluciones para gestionar esta sobreabundancia de información: hashtags, listas, clientes de twitter como tweetdeck,…

Abel Jiménez aportaba nuevas dimensiones para twitter, además de para acceder a información nos sirve como herramienta para hacer broadcast o difusión, es decir, para ‘emitir’. Además añadía ideas muy interesantes como la necesidad de definir una estrategia y unos objetivos antes de iniciar tu actividad ‘profesional’ o ‘corporativa’ en twitter. A esto se añade la necesidad de definir quien es tu público objetivo, quien es tu audiencia.

Uno de los profes del curso, Pablo Hinojosa, hacía su aportación ampliando el espectro de perfiles de usuarios de twitter. Así tendríamos al usuario metralleta, que usa la red solo para emitir y además con poca consideración hacia sus seguidores; el usuario silencioso, que fundamentalmente usa twitter como herramienta para la escucha activa de sus potenciales clientes; el usuario maquiavélico, que busca métricas favorables y para ello no tiene ningún tipo de compasión a la hora de ‘desfollowear’ a sus seguidores; y, finalmente, el usuario conversador, que ve twitter como un espacio de relaciones y que interactúa con su red.

Por cierto, Pablo planteó un reto a sus seguidores que no ha tenido demasiado éxito. Pablo les tiró el guante para que dejaran de seguirle todos aquellos que no les interesara su actividad en twitter pero lejos de perder seguidores ha pasado de 494 a 505 :)

Gorka Fernández se mostraba en su comentario como un conectivista, para él la red es importante en la medida que cuenta con más nodos, aunque eso pueda suponer algo de caos que hay que aprender a gestionar. Destacaba la importancia de una buena biografía y un avatar personalizado para causar interés en tus posibles seguidores.

Otro profe del curso, en este caso Juanpi Seijo, daba un golpe de timón para introducir nuevos aspectos sobre los que reflexionar: ¿qué pasa cuándo parece que has tocado techo en tu número de seguidores? ¿Hay que cambiar de estrategia? ¿Qué tipo de actitud debes tomar para resultar interesante a quienes encuentren tu timeline? En su aportación resaltaba como un valor el compartir contenidos interesantes, pero si sólo te limitas a compartir los contenidos de otros, ¿no serán estos quienes acapararen la atención?.

Además de estas ideas, otros compañeros y compañeras como Alicia, Antonio y Esmeralda, recién llegados a twitter, dejaron sus inquietudes acerca de esta red y su uso.

Una vez llegados a este punto e identificados algunos de los perfiles y usos que podemos darle a twitter, os propongo, ¿qué tal si observamos durante esta semana los timeline en twitter para identificar buenas y malas prácticas entre los usuarios de esta red?

Para ponerlo en común, además de aquellos pantallazos que consideréis interesantes para dejar evidencia de vuestras aportaciones y que compartiremos el día de la sesión presencial, os invito a que vayamos añadiendo en este muro virtual nuestras aportaciones.

No es necesario crear una cuenta, solo elegir un color de post-it, escribir la buena o mala práctica que hayamos identificado y situarla bajo el post-it correspondiente. Nos ayudarán luego al debate en la clase y a identificar que hacemos cada uno de nosotros mal y que hacemos bien. ¡A ver cuantas somos capaces de recopilar!.

imagen | twitter bird – paper toy por Rosaura Ochoa con licencia CC-by

¿Has dejado ya de seguir a todos tus followers en twitter?

Una de las cuestiones que te planteas cuando adoptas ‘definitivamente’ twitter como herramienta de trabajo y parte de tu identidad digital es la forma de gestionar las conexiones: ¿sigo a todo el que me siga?, ¿sigo a muchos usuarios buscando de esa manera aumentar también mi número de seguidores?, ¿qué valor le doy a cada una de las conexiones que se generan?, ¿hasta que número de usuarios seguidos soy capaz de gestionar?,…

La semana pasada Tony Baldasaro, un conocido tuitero del ámbito educativo, publicaba un artículo en el que explicaba por qué había dejado de seguir a 5.000 personas en twitter. Básicamente ha reseteado su cuenta de twitter [ahora mismo no sigue a más de 100 personas], en un intento de volver a usar twitter con el mismo planteamiento con el que comenzó a usarlo.

Según Baldasaro al comienzo twitter era un espacio para conectar con gente que le interesaba, aprender de otras experiencias, compartir información y participar en conversaciones con colegas. Con el paso del tiempo el sumar muchos seguidores se convirtió en una obsesión para él, desarrollando una gran actividad que perseguía simplemente aumentar ese número de seguidores. Según él, se había convertido en un fraude para aquellos que le seguían y además todo pasaba demasiado rápido en twitter con ese volumen de ‘seguidos’ como para serle útil.

Al día siguiente, e intentando plantear otro punto de vista, George Couros publicaba un artículo de título ‘Por qué intento seguir en twitter a todos los docentes que puedo’ [Why I try to follow every teacher I can on Twitter].

En este artículo Couros sostiene que cada docente es una potencial fuente de información y aprendizaje para él mismo, y un posible apoyo para desarrollar proyectos o encontrar ayuda en un momento concreto. Según este profesor, no seguir a alguien de tu ámbito de interés te priva de la oportunidad de conocerle. Un planteamiento muy similar al que Alfonso Alcántara ha comentado en alguna ocasión.

¿Y tú que opinas? ¿Cuál de las dos visiones de twitter encaja mejor con tú actual forma de ver esta red? ¿Conoces alguna otra postura a este respecto? ¿Iniciamos el debate aquí y lo continuamos el próximo día 23 de noviembre en clase?

imagen | Malinkrop con licencia cc-by-nc